Supervisión técnica para impulsar la autonomía de los menores

Imagen decorativa supervisión técnica para impulsar la autonomía de los menores
Familias | 19-Ago-2019
0 comentarios

Al hablar de herramientas de control parental, es fácil pensar en sus opciones de filtrado de contenidos. Sin embargo, también tienen funcionalidades de supervisión para las búsquedas, la navegación y los tiempos de uso, que pueden ser de utilidad para potenciar la autonomía de los menores en el uso de Internet.

Las herramientas de control parental pueden ofrecer muchas posibilidades. Por eso, es importante conocerlas todas para hacer un buen uso de ellas, y aprovecharlas para apoyar nuestra labor diaria de mediación parental.

Las funciones de supervisión nos permiten obtener información sobre el uso que realizan los menores del móvil, e incluso detectar posibles problemas, de manera complementaria a nuestras conversaciones sobre Internet.

De ese modo, nos será más sencillo promover paulatinamente la responsabilidad del menor, mientras va desarrollando sus propios recursos para enfrentarse a los posibles riesgos de la Red.

Cada herramienta de control parental es diferente. Pueden tener su propia selección de funciones, y su propia manera de gestionarlas para adaptarse a diferentes necesidades familiares. Sin embargo, independientemente de cómo lo lleven a cabo, las funcionalidades de supervisión más habituales en las herramientas de control parental son estas:

 

Logo historial de navegacon

 

 

 

Historial de búsquedas

 

 

Permite revisar los términos buscados en el dispositivo del menor. En caso de haber alguna búsqueda llamativa, nos daría pie a poder hablar sobre ese tema.

 

 

 

Logo historial de busqueda

 

 

 

Historial de navegación

 

 

Muestra el conjunto de páginas web visitadas en el dispositivo. Es posible revisarlo aun cuando se hubiera limpiado el historial en el navegador.

 

 

 

Logo historial de busqueda

 

 

 

Control de tiempos

 

 

Monitoriza el tiempo de uso general del dispositivo, y el empleado en cada aplicación, pudiendo obtener resúmenes diarios, semanales, etc.

 

 

 

Logo historial de busqueda

 

 

 

Configuración de alertas

 

 

Establece el envío de alertas y notificaciones a los dispositivos de los padres cuando se detecten ciertas condiciones en el dispositivo del menor. Por ejemplo, cuando se supera el límite de tiempo de uso o se intenta acceder a una aplicación restringida.

 

 

¿Por qué nos interesan estas opciones de supervisión técnica?

Las búsquedas de Internet pueden revelar inseguridades e inquietudes personales. En algunos casos puede tratarse de cuestiones que los menores no saben cómo consultar a sus padres, o no se atreven a compartir con otras personas de su entorno.

Imagen pantalla de ordenador

El historial de navegación puede orientarnos hacia páginas que estén de moda entre su grupo de edad, contenidos que le interesan, o artículos o vídeos que alguien ha compartido con el menor. Llegar al detalle de los apartados visitados en una web podría ser relevante cuando sospechemos que puede estar teniendo un problema en línea, o tengamos indicios de que pueda estar cayendo en sesgos o creyendo en bulos que podrían resultar negativos para su salud o su desarrollo personal y social.

Si creemos que el menor puede tener un problema de uso excesivo, que repercute en sus actividades diarias, las funciones de alerta y notificación, junto con las de control de tiempos, nos pueden ayudar. Estas permiten realizar un control más exhaustivo del uso del dispositivo e Internet que puede complementar a nuestra labor educativa y de mediación parental.

¿Cómo utilizar las funciones de supervisión técnica?

La información que nos dan las herramientas de control parental puede ser útil como complemento para nuestras conversaciones. Para utilizar estas opciones es recomendable contar con el acuerdo del menor, explicándole que esta información nos ayudará a anticiparnos a posibles riesgos.

Imagen pantalla de ordenador

Es importante no confundir la acción de “supervisar” con “espiar” a los hijos/as. Acercarnos mucho a ellos/as para ver absolutamente todo lo que hacen, leer todos y cada uno de sus comentarios y mensajes en el móvil, no es una buena política. A parte de resultar poco práctico, puede acabar dañando la confianza mutua, imprescindible para una comunicación familiar sincera y abierta.

Supervisar para fomentar su autonomía

Es natural que ante un entorno nuevo exista cierta intervención de los adultos para proteger al menor. Pero, esta intervención ha de ir evolucionando y adaptándose a sus necesidades y requerimientos en cada momento del desarrollo.

Imagen pantalla de ordenador

La norma en el uso de Internet sería tener un acompañamiento continuo por parte de los adultos con los menores de más corta edad. Cuando se les va permitiendo utilizar los dispositivos sin la presencia permanente de un adulto, pueden resultar de utilidad las funciones de filtrado para evitar contenidos inapropiados.

Sin embargo, estos filtros de contenidos pueden no responder adecuadamente a las necesidades de navegación, búsqueda de información, e interacción social de muchos preadolescentes. Llegado este momento, debemos potenciar una supervisión responsable y proporcionada del uso que hacen de la tecnología.

Si lo comparamos con salir a la calle, a un niño muy pequeño no le vamos a enviar solo a ningún sitio. Sin embargo, a medida que va creciendo y teniendo cierta madurez, le iremos permitiendo hacer algunas salidas, con un creciente grado de autonomía. Para ello, previamente comprobamos si existe algún riesgo, también nos informamos de si va solo o acompañado, con quién y hablamos con él a la vuelta.

Con el análisis de toda la información, podremos valorar su aprendizaje y experiencia para, poco a poco, ir aumentando los tiempos de las salidas. No se trata de perseguirle, sino de cerciorarse por otros medios que la actividad es segura y está preparado para ella, de modo que pueda seguir avanzando y desarrollándose.

Por último, debemos recordar que no podemos delegar nuestra responsabilidad en las herramientas de control parental. Son sólo utilidades de apoyo en el proceso de mediación para un buen uso de la tecnología.

Y ahora te toca a ti, ¿quieres compartir tu experiencia personal con las funciones de supervisión de las herramientas de control parental?, ¿qué dificultades te has encontrado? ¡Gracias por compartir tus aportaciones con la comunidad de IS4K!

Añadir nuevo comentario