Reuniones de inicio de curso, hablemos también de seguridad en Internet

Imagen decorativa reuniones de inicio de curso
Educadores | 17-Sep-2018
0 comentarios

Ya llega la vuelta al cole y con ella un cambio de rutinas diarias. ¿Por qué no aprovechar las reuniones de inicio de curso para animar a las familias a implicarse en la seguridad en Internet de sus hijos? Así será más fácil prevenir y gestionar los conflictos online en la escuela.

En estas fechas llega la vuelta al cole, toca preparar libros, material escolar e ir organizándose para volver a la rutina. También llega la reunión de inicio de curso entre familias y tutores, y puede ser un buen momento para comentar algunas cuestiones relacionadas con la seguridad online de los menores, de modo que las familias puedan integrarlas en su día a día.

Y es que como educadores sabemos que trabajar conjuntamente con las familias, resulta mucho más eficaz que hacerlo en solitario. Por eso, dado que nos interesa que los menores hagan un uso responsable de la red, le saquen partido reduciendo los riesgos y así prevenir conflictos en nuestro centro, merece la pena implicar a las familias en esta labor, orientándoles y dándoles recursos de apoyo.

Con este objetivo compartimos con la comunidad educativa un guion de apoyo para tratar el uso seguro y responsable de Internet en las reuniones con familias .

imagen_muestra_guia

Se trata de un documento orientativo que nos puede ser de ayuda para preparar estas reuniones. Recoge varios puntos a comentar con las familias, de los cuales siempre podremos seleccionar o adaptar aquellos más relevantes en nuestro contexto. Su propósito es concienciarles sobre aspectos clave de la seguridad online de sus hijos, no con el ánimo de impartir una clase magistral o resolver todas sus dudas, sino de ampliar su perspectiva al respecto y animarles a informarse e incluir buenas prácticas en su día a día.

Hablando con las familias

Una buena forma de empezar a hablar sobre este tema es consultarles informalmente sobre el uso que hacen sus hijos de Internet, sus gustos en la red, ver si tienen ya alguna norma en casa al respecto, o si hay algún tema que les preocupa especialmente. No tenemos por qué tener respuestas para todo, pero sí mostrar verdadero interés y la capacidad de orientarles hacia el servicio que mejor les pueda ayudar en cada caso (equipo de orientación educativa, servicios de salud, línea de ayuda de IS4K, etc.). Si hay alguna actitud o afirmación que confrontar, es preferible ser constructivos: incidir en la conducta, no culpabilizar, y dar una pauta de mejora.

Es bastante frecuente escuchar aquello del «yo es que de esto no sé». Claro que puede ser cierto, pero no es excusa para desentenderse de un tema que puede afectar en gran medida el bienestar actual y futuro de sus hijos. De hecho, la clave no está en ser “expertos en tecnología”, sino en tener sentido común, experiencia vital y hacer un mínimo esfuerzo para ponerse al día en el uso que hacen sus hijos de Internet, las tendencias y novedades en la red, así como sus riesgos y la manera de afrontarlos.

Los menores y sus dispositivos

Con la vuelta al cole es habitual que los menores soliciten tener su propio móvil, tablet o portátil. Ante esa petición es bueno ser conscientes de que no hay una edad ideal para darles su primer móvil, la clave está en su grado de madurez, responsabilidad y la necesidad real que tienen del mismo.

Imagen blog1

En el hogar es necesario pactar una serie de límites y normas, también en el uso de Internet. Si se establecen de común acuerdo con los menores, ellos estarán más implicados y más predispuestos a cumplirlas. No se trata solo de cuánto tiempo se puede usar el móvil, o estar jugando con la videoconsola, sino también de hacerse conscientes de la importancia de algunas rutinas cotidianas que se deben priorizar por delante del uso de Internet: cuando conversamos con otra persona, a la hora de comer, durante el estudio, al irse a dormir… Incluso cuando se necesita usar Internet, se ha de marcar un objetivo (por ejemplo obtener información para un trabajo de sociales) para mantenerse fiel al mismo, sin distraerse con otros enlaces interesantes.

Relaciones y problemas en Internet

Pensando en problemas como el ciberacoso, los chantajes, el contacto con desconocidos, etc., es fácil caer en el «a mi niño no le puede pasar». Esta idea se aleja bastante de la realidad, ya que cualquiera por el mero hecho de usar Internet, o simplemente porque otra persona le mencione o comparta una foto suya en la red, puede tener que enfrentarse a estas situaciones.

Así pues es fundamental preparar a los menores para esos momentos, potenciando su autoestima y desarrollando sus habilidades sociales desde edades muy tempranas. De esta manera se sentirán más seguros de sí mismos, podrán escuchar a los demás, analizar cualquier situación con espíritu crítico y serán capaces de responder asertivamente ante conflictos o peticiones incómodas.

De la misma manera, es importante que desde un principio tengan en la familia una guía abierta y cercana sobre relaciones saludables, valorando la libertad, autonomía y el respeto mutuo. Si son capaces de identificar comportamientos negativos es menos probable que caigan en ellos, o al menos puedan pedir ayuda.

Las normas del centro educativo

El propósito de las normas internas del centro es ayudar al cumplimiento de sus objetivos educativos y a la mejora de la convivencia. Por ese motivo puede ser de utilidad comentar las reglas más relevantes con las familias, de cara a que estén informadas, entiendan sus motivaciones y consecuencias, y contribuyan a su cumplimiento por parte de los estudiantes.

Imagen blog2

En este sentido se puede hablar sobre si está permitido o no el uso de teléfonos móviles, las peticiones de tareas escolares a realizar con medios informáticos, la gestión de libros digitales, tablets y/o miniportátiles, y también sobre cuestiones relativas al tratamiento de las fotos de los menores, la comunicación familia-escuela (incluyendo los grupos de WhatsApp), etc.

En conclusión

Madres y padres son unos indudables modelos a seguir para sus hijos/as. Si se implican en su seguridad online, acuerdan juntos unas normas y también hacen el esfuerzo de cumplirlas, su ejemplo será de utilidad para los menores, Desde el centro educativo podemos ayudar a las familias con la seguridad online, lo que redundará en beneficio mutuo, aunque especialmente en el de quienes más nos importa a ambos: los propios alumnos.

Y si la respuesta de las familias es positiva, siempre podremos plantearnos un trabajo de mayor recorrido, bien a través de reuniones periódicas, organizando escuelas de padres e incluso trabajando el concepto de las comunidades de aprendizaje.

Si además necesitamos el apoyo de alguien externo al centro en cuestiones de seguridad en la red, podemos contar con el programa gratuito de Jornadas Escolares de IS4K, o solicitar una charla gratuita a través del programa Cibercooperantes. Ante cualquier duda de los propios menores, sus familias o los equipos docentes, se puede contactar gratuita y confidencialmente con la Línea de Ayuda de IS4K en el 900 116 117.

¿En alguna reunión con las familias habéis hablado de seguridad en Internet?, ¿echáis en falta algún punto para incluir en el guion y/o en este artículo? Si os animáis a compartir vuestros comentarios serán de utilidad para todo el equipo de IS4K y para la comunidad educativa.

Consejos
Material didáctico

Añadir nuevo comentario