Empieza la liga, y todos quieren ser entrenadores

Empieza la liga, y todos quieren ser entrenadores
Familias | 10-Ago-2016
0 comentarios

Desde hace años las aplicaciones de gestión deportiva han estado entre las más utilizadas por los menores, especialmente por los adolescentes. Veamos si hacer uso de éstas conlleva algún riesgo.

Las aplicaciones de gestión deportiva están de moda, especialmente ahora que comienzan las diferentes ligas y los chavales están confeccionando sus equipos. Se trata de juegos en los que los usuarios se ponen en la piel de entrenadores y presidentes de equipos (mayoritariamente de fútbol) para poder fichar jugadores y crear su propia plantilla. Algunas de las aplicaciones más utilizadas en nuestro país son Comunio, Futmondo, Liga ProManager y Top Eleven, y son conocidos como mánager de fútbol.

Características

  • En este tipo de juegos puede haber una alta interacción entre usuarios, esencialmente para intercambiar jugadores y también opiniones como sucede por ejemplo en Comunio o Futmondo. Estas posibilidades de contacto están relacionadas con las formas de juego, pudiendo elegir entre jugar contra otros jugadores a los que no se conoce previamente o configurar una competición con las personas que se desee. En cualquier caso, estas dos opciones pueden combinarse. Por ejemplo, se puede competir en una liga con desconocidos pero llegar a tener una alta interacción con ellos).
  • En cuanto al acceso, algunas de estas aplicaciones pueden estar integradas en redes sociales como Facebook, otras pueden ser aplicaciones específicas para móviles o jugarse a través de navegadores. Finalmente, en otros casos existen todas estas posibilidades al mismo tiempo.
  • Además, no es extraño que este tipo de competiciones impliquen o lleven a crear otras vías de comunicación como por ejemplo grupos en apps de mensajería instantánea (por ejemplo WhatsApp) para agilizar negociaciones o comentar cualquier aspecto de la competición.
  • La edad mínima de uso suele situarse en los 14 años, aunque al igual que ocurre con otros servicios de Internet, es posible que chavales de menos edad los utilicen.

Riesgos asociados a estos juegos

  • Imagen decorativa registro en juegoInformación de registro. Para poder utilizar estas apps es necesario registrarse, ya sea aportando información personal (nombre, email, etc.) o ligándola a otros servicios como las redes sociales o los servicios de correo electrónico.
  • Permisos en dispositivos móviles o redes sociales. Tanto en las aplicaciones integradas en redes sociales como si se usan a través de aplicaciones para dispositivos móviles, es necesario dar ciertos permisos a estos servicios. En algunos casos solamente se solicitan los necesarios para que la aplicación funcione correctamente, mientras que en otros puede que excedan los razonables (por ejemplo ubicación GPS, historial de aplicaciones) y supongan algún tipo de riesgo para la privacidad.
  • Sincronización de cuentas con otros servicios. Existe la posibilidad de que estos servicios acaben vinculándose a otros, tanto por estar integrados en redes sociales como por utilizarlos para registrarse o configurar estas opciones. Así, se estaría compartiendo con unos servicios la información generada en otros, pudiendo incluirse su publicación.
  • Revelación de información personal. Al utilizar estos servicios, es posible que se desvele información personal. Por lo general se debe aportar como mínimo un nombre de usuario para el menor, un nombre para su equipo y una imagen del usuario (puede tomarse la de otros servicios vinculados en caso de utilizarse para el registro). Aunque es posible que se aporte otra información, por lo general no se suele pedir más información personal ni se crea ningún tipo de perfil de usuario que otros jugadores puedan consultar.
  • Contacto con otras personas. El abanico de posibilidades al respecto es muy amplio, desde un contacto nulo hasta una interacción constante con posibilidad de mensajes comunitarios o individuales. Como en cualquier otro servicio online esta interacción y contacto podría llegar ser utilizada de forma negativa.
  • Pagos. En algunos casos se puede pagar por poder tener un acceso preferente, en otros se puede pagar a cambio de algún tipo de funcionalidad o por monedas virtuales que permitan adquirir algún tipo de ventaja o complemento, pero, en definitiva, en la mayoría de estas apps se puede realizar algún tipo de pago. Es decir, se puede gastar dinero y se aportan los datos bancarios necesarios para ello.
  • Tecnoadicciones. Al igual que en otros juegos, y especialmente en aquellos con algún tipo de matiz competitivo, existe el riesgo de un uso excesivo o abusivo del mismo.

Buenas prácticas y mensajes a trasladar a los menores

  • Debemos saber qué tipo de juegos utilizan y en qué consisten. De este modo podremos conocer mejor los riesgos a los que se enfrentan, nos permitirá establecer más y mejores vínculos de comunicación y podremos aconsejarles en caso de tener problemas sin sentirnos en “fuera de juego”.
  • Imagen decorativa equiposQue conozcan qué información personal aportan y su importancia. Debemos inculcarles la importancia de mantener la privacidad a salvo, por lo que deben ser conscientes de la información que aportan a los administradores del servicio y qué información sobre ellos pueden ver los demás jugadores. Esto incluye también los permisos que dan a las aplicaciones.
  • Que limiten la sincronización entre servicios a lo mínimamente necesario. Actualmente los menores pueden tener un sinfín de datos y aplicaciones en un mismo dispositivo (o simplemente en Internet). Es necesario que comprendan las posibles interrelaciones y cómo por ejemplo su actividad en uno de estos juegos puede verse reflejada automáticamente en sus perfiles en redes sociales (como en el famoso caso de la ministra de Empleo). Por ello es recomendable que vigilen esta sincronización de servicios y la limiten a lo mínimamente necesario para el uso que les quieran dar.
  • En la misma línea, deben saber qué información pueden hacer pública y qué información deberían evitar publicar. Se trata de interiorizar el concepto de privacidad y reflexionar sobre la información que quieren que cualquier persona pueda llegar a conocer (ahora y en el futuro).
  • Mantener un buen comportamiento online. Al igual que en sus relaciones personales fuera de Internet, deben mantener una actitud positiva y tratar con respeto al resto de las personas.
  • Actuar correctamente si otros jugadores no se comportan adecuadamente. Del mismo modo que ellos deben comportarse correctamente, deben saber responder en caso de que otros usuarios no lo hagan. Deben recordar que no hay que responder a las provocaciones y que siempre pueden denunciar ante el administrador del servicio a cualquier usuario que no actúe de forma correcta (insultos, trampas, etc.). Por ejemplo contacto con Comunio, soporte de Futmondo, contacto con Liga ProManager y contacto con Top Eleven.
  • Pago seguro. Debemos valorar si el menor tiene la madurez necesaria para gestionar pagos o si es preferible que en caso de realizar alguno seamos nosotros los que nos encarguemos. En cualquier caso, si se realiza cualquier tipo de pago debemos asegurarnos que se realiza de forma segura.  
  • Limitar tiempos y momentos de uso. Se deben establecer unas normas de uso 2, especialmente en lo que respecta al tiempo que se puede emplear en estos juegos y en qué momentos se permiten. Las únicas peculiaridades de estos servicios se centran en que se debe tener preparada una alineación cuando comience el partido (generalmente en el mismo momento que se juegan los partidos de la competición “real”) y, a lo sumo, conectarse cada 2 días para gestionar algún fichaje. Teniendo en cuenta estas peculiaridades debemos pactar con los chavales unas normas que eviten el uso excesivo de estas apps y la subordinación de otras actividades.

Imagen decorativa alineación

Con estos sencillos consejos podremos hacer que disfruten de estos servicios de forma segura con la única preocupación de crear el mejor equipo posible. Por nuestra parte las preocupaciones serán menos y además comprenderemos por qué un lunes quieren ver un partido entre dos equipos que nunca les han llamado la atención.

Y vosotros, ¿os habéis tenido que enfrentar a algún problema con aplicaciones de este estilo? ¿Vuestros hijos os han pedido en alguna ocasión poder jugar a ellas? Ya sabéis que podéis dejar vuestros comentarios aquí o a través de nuestro formulario de contacto.

 

Internet
Protección
Riesgos

Añadir nuevo comentario