Conoce a fondo... Fortnite

Enlace al artículo "Conoce a fondo... Fortnite"
Familias | 25-Nov-2019
0 comentarios

Convivir con adolescentes, o preadolescentes, implica haber oído hablar de Fortnite. Incluso en edades más tempranas, ya surgen adeptos a este juego. A menudo desconocemos realmente en qué consiste, cuáles son sus riesgos y cómo animar a nuestros hijos/as a jugar con seguridad. ¿Quieres conocer a fondo Fortnite?

Características generales del juego

Son ya millones de jugadores enganchados a sus pantallas, temporada tras temporada. Pero, ¿qué tiene Fortnite que no tienen otros juegos?

  • Edad legal para acceder: Fortnite está clasificado con una etiqueta PEGI12, como indicativo de que el juego puede contener escenas de violencia gráfica pero no realista, imágenes de insinuaciones sexuales, un lenguaje levemente inapropiado o referencia a juegos de azar. Por ello, el fabricante recomienda su uso a partir de 13 años, aunque no se solicita ninguna acreditación o permiso explícito para validar la edad antes de comenzar a jugar.
  • Plataformas de juego: actualmente Fortnite se ha adaptado a la mayoría de las plataformas, permitiendo diferentes variantes de juego. Los modos ‘Battle Royale’ y ‘Creativo’ están disponibles para ordenador, PlayStation, Xbox, Nintendo Switch, Android e IOs. El modo ‘Salvar el mundo’ está disponible para todas las plataformas excepto móvil. Es necesaria una conexión a Internet para poder jugar.
  • Dinámica de juego: es un juego multijugador, es decir, en cada partida el usuario aterriza en una isla virtual junto con otros 99 contrincantes a los que debe eliminar, o al menos evitar ser eliminado. En definitiva, es un ‘todos contra todos’, con un tiempo de partida determinado, donde el territorio se va reduciendo para que los jugadores tengan que acercarse obligatoriamente unos a otros. Durante la partida, pueden conseguir recompensas que mejoran su posición en el juego. Cada tres meses lanzan una nueva temporada, en la que pueden aparecer nuevas características de juego o nuevas recompensas.
  • Modos de juego: Fortnite se puede utilizar con diferentes variantes de partidas. El modo ‘Battle Royale’ es el más habitual, una batalla jugada en solitario, en dúos o escuadrones (equipos de 4 personas). En el modo creativo, el jugador crea el territorio donde se tendrá lugar la partida, que normalmente se desarrolla con amigos, no con desconocidos. Por último, el modo ‘Salvar el mundo’ es cooperativo, jugándose en equipos de 4 para luchar contra monstruos, en vez de contra otros jugadores.

Por qué les gusta Fortnite

Estas características están diseñadas para atraer a los jugadores. Los menores aprecian que se trate de un juego gratuito, en el que invertir dinero para conseguir mejoras sea opcional. Les gusta que sea dinámico, creando emoción con las partidas a contrarreloj que duran como máximo 20 o 25 minutos.

Además, en Fortnite las escenas de acción están enfocadas con humor. Los personajes llevan disfraces y bailan, tienen reacciones inesperadas y graciosas. Como cualquier juego, posee un sistema de recompensas durante las partidas, y Fortnite ofrece constantemente mejoras para mantener el interés del jugador. De forma continua hay novedades en vestuario, accesorios y bailes (todos estos complementos de personajes se denominan skins), modos especiales de juego y otras sorpresas que captan la atención de los menores.

Por último, es importante valorar el aspecto social del juego, donde los menores pueden contactar con otros jugadores e incluso jugar por equipos. Como ocurre con otras modas, la presión social que reciben por parte de sus amigos/as, y otras personas de referencia para ellos, como gamers e influencers, hacen que sientan la necesidad de estar al día y participar en una actividad común. Fortnite se promociona además en los medios habituales de consumo de los menores, ya sea a través de publicidad directa en forma de anuncios, o indirecta a través de vídeos de YouTube, merchandising, juguetes, ropa y otros productos.

Recomendaciones de seguridad para Fortnite

Aunque Fortnite no es un juego ‘sangriento’, pueden aparecer contenidos poco adecuados para un menor. Destacan el uso de armas y la violencia en la dinámica habitual del juego, por lo que es importante dialogar en familia sobre la necesidad de ser críticos, sin perder la visión de la realidad. Además, es posible que escuchen lenguaje inadecuado en el chat de voz, cuando hablan con otros jugadores exaltados por la presión del juego. Por ello, debemos animarles a mantener un lenguaje apropiado también en Internet, para favorecer un clima de juego más positivo.

Para un uso más equilibrado, es recomendable enseñarles a administrar los tiempos, estableciendo periodos de juego adecuados y limitados, que les permitan seguir realizando otras actividades. Los estudios, el deporte y la vida familiar siempre deben tener prioridad, y deben entender que no pasa nada si tiene que dejar el juego a media partida. Utilizar recursos educativos para trabajar este aspecto, como las tarjetas de tiempos de IS4K. Estas pueden ser un recurso práctico y visualmente llamativo para nuestros hijos/as. También podemos solicitar en las opciones de control parental de Fortnite un informe semanal sobre el tiempo de juego dedicado, para ser más conscientes del uso que están haciendo.

Imagen tarjetas de tiempos

Otras opciones para reducir la presión por jugar de forma excesiva es desactivar las notificaciones, limitando así las llamadas de atención del propio juego. Hay que tener en cuenta que Fortnite lleva asociadas otras actividades paralelas que también deben controlarse, como ver partidas de otros jugadores en Twitch o YouTube. En estos canales, pueden aparecer sugerencias de videos con contenidos similares, bien del mismo juego o de otros juegos con imágenes más explícitas de violencia y contenidos inapropiados. Por lo que se recomienda realizar una supervisión también de estas actividades.

Debemos recordar que en Fortnite se puede invertir dinero real y además, el jugador recibe estímulos para hacerlo. De este modo, los menores pueden verse presionados a conseguir una mejor experiencia de juego a costa de pagar por pases de batalla, complementos para su personaje o mejoras en sus armas y herramientas. Es fundamental hablar sobre ello antes de empezar a jugar, razonando con ellos el funcionamiento de este tipo estrategias de consumo.

Dentro de las opciones de seguridad que ofrece Fortnite, existen algunos aspectos que podemos valorar para mejorar su seguridad y proteger su privacidad. Ante la posibilidad de contactar con desconocidos o adultos, es preferible animarle a jugar en dúos o escuadrones con otros menores conocidos, como compañeros/as de clase o familiares. También podemos enseñarle a usar apodos o pseudónimos, evitando aportar información o datos personales durante el juego.

Además, Fortnite permite desactivar el chat de voz y de texto, o rechazar las peticiones de amistad de desconocidos. Aun así, debemos recordar que podrían recibir mensajes privados a través de la plataforma que utilicen, ya sea ordenador, móvil o consola. Estos tienen sus propios controles parentales, que podemos ajustar según nuestras necesidades. Debemos entender los controles parentales como un apoyo, nunca como una barrera de seguridad infranqueable.

Recuerda que este juego cambia con cada actualización, por lo que es fundamental hacer un seguimiento continuado, estar pendiente de nuevas funcionalidades y hacer los cambios necesarios para garantizar su seguridad.

Jugar en positivo

Además de utilizar las opciones de seguridad disponibles, el acompañamiento y el diálogo son imprescindibles para mejorar la protección de nuestros hijos/as. Deben aprender a utilizar el juego de forma progresiva, y siempre es interesante dedicar un tiempo a conocer el juego con ellos/as, o incluso jugar a su lado. Así, podremos aconsejarles sobre cómo gestionar peticiones de amistad de desconocidos, mensajes inadecuados o situaciones conflictivas en las partidas.

 

Podemos leer juntos las recomendaciones de seguridad del fabricante y sus reglas de convivencia, para que los menores sean conscientes de que están jugando en comunidad. En Internet existen unas normas y todos debemos ser conscientes de cómo tratamos a los demás.

Como muchos juegos virtuales, Fortnite puede ser positivo si se utiliza de forma equilibrada. Además, ofrece modos de juego que pueden fomentar la creatividad del menor y la cooperación con sus compañeros/as de partidas. Podemos aprovechar estos aspectos positivos, para establecer unos límites y normas coherentes, en un clima de confianza mutua con el menor.

Siempre podemos proponer alternativas saludables, que fomenten un uso moderado del juego, como actividades deportivas o salidas con amigos/as de su edad. En edades tempranas, y dependiendo de su madurez, podemos optar por juegos de acción de otras temáticas, como Pokemon o LittleBigPlanet.

La clave en un juego como Fortnite es administrar el tiempo de uso, haciéndole entender que hay muchas otras actividades interesantes y divertidas a las que debe dedicar parte de su día a día. Fomentar su capacidad de crítica a la hora de jugar le permitirá enfrentarse a cualquier riesgo con los recursos y los conocimientos necesarios, implementando así su autonomía y su madurez.

Y en vuestra familia, ¿habláis a menudo de Fortnite? ¿Vuestros hijos/as juegan habitualmente? Podéis contarnos vuestra experiencia en los comentarios.

Añadir nuevo comentario